top of page
  • Writer's pictureCarlos Vélez

Enfocando Nuestra Mente y Pensamientos

Updated: Mar 26

8 diciembre, 2022



Si tuviera la oportunidad de sentarme contigo a solas, solo por unos minutos, te hablaría de como impacta tu manera de pensar en lo que eres y haces. La mayoría de nuestros obstáculos son mentales y no físicos ni circunstanciales. El poder aprender de otros en su sabiduría y errores es un elemento indispensable en conocer cómo debemos pensar para enfrentar lo incierto de la vida. Hoy deseo compartirte cinco ideas que han cambiado mi manera de pensar y conocer cuál es el verdadero proceso de vivir en tu propósito y llamado. Estos son:

1. Saber lo que no sabes es más útil que ser brillante.

El desarrollar un claro sentido de cuáles son nuestras fortalezas, debilidades, conocimientos e ignorancia nos ayuda profundamente a entender cuanto necesitamos aprender consistentemente. El ego, la arrogancia y la inmadurez son aliados maravillosos en nuestra niñez y nuestros peores enemigos en nuestra adultez. Son estos los que nos desarrollan la ilusión que nos impide seguir aprendiendo. El saber lo que no sabemos nos ayudara a mantener un espíritu humilde, valorar a otros y desarrollar alianzas con otros mejores que nosotros. Es esto lo que nos harán mejores no solo por nuestro conocimiento sino también por nuestras relaciones. “El camino del necio es recto a sus propios ojos, más el que escucha consejos es sabio” (Proverbios 12:15).

2. La mayoría de nuestros problemas en la vida ocurren por involucrarnos en cosas que no tienen nada que ver con lo que deseamos alcanzar.

Vivir enfocado no es una tarea sencilla. Si algo tendremos en la vida son distracciones. Las distracciones no son exclusivamente situaciones que se interponen en nuestro propósito, en muchos casos son fuertes vientos impulsados por los pensamientos que nos traicionan. El permitir nuestra mente y corazón divagar en la fuerza de esos vientos es lo que proporciona la mayoría de nuestros problemas. Pero son problemas, y si lo son es porque podemos hacer algo para solucionarlos. Enfócate, determina la ruta y alcanza tu propósito. Los libros que lees, las personas con las que te rodeas y las actividades en las que te involucras determinan dramáticamente tus oportunidades de alcanzar ese propósito para el cual has sido creado. “Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas” (Proverbios 3:6)

3. Para obtener lo que deseas debes merecer lo que deseas.

En ocasiones deseamos cosas maravillosas y admirables, pero se nos olvida que para recibirlas debemos ser maravillosos y admirables. Nuestro carácter y sobre todo nuestra integridad son elementos del interior que hacen posible que lo exterior llegue a nuestras vidas. No es suficiente con soñar con lo que deseamos, tenemos que vivir a la altura de lo que deseamos. A la medida en que nuestro carácter es modificado, veras como lo que anhelas también lo será. En muchas ocasiones separamos el resultado externo del carácter interno y pensamos que esa desconexión es posible. Tengo noticias para ti, no es posible. En mi vida he visto que cuando me enfoco en alcanzar a vivir una vida de excelencia e integridad eso ha cambiado mis anhelos y deseos a unos muchos más excelentes y maravillosos. “Tesoro precioso y aceite hay en la casa del sabio, pero el necio todo lo disipa” (Proverbios 21:20).

4. Los que siguen aprendiendo siguen subiendo.

Crecer es la única garantía de que mañana será mejor. Cuando dejas de aprender has llegado al momento donde dejas de vivir realmente. Aprender requiere varias cosas, entre ellas el deseo de mejorar, el entendimiento de no saberlo todo y la humildad de aprender de otros. Subir no está basado en tu conocimiento sino en tus actitudes. Nada trabajará más en tu vida que tus actitudes. Tus actitudes determinaran si conducirás tu vida con un acelerador o con un freno. Los que suben, suben por una razón, y los que nunca llegan también tienen una razón, la diferencia es la actitud con la que se enfrentan al aprendizaje. “¡Dejen de ser tan orgullosos y altaneros! ¡No hablen con tanta arrogancia! Pues el Señor es un Dios que sabe lo que han hecho; él juzgará sus acciones” (1 Samuel 2:3)

5. Lo mejor que puedes hacer con tu vida es añadirle valor a otra vida.

El éxito es cuando te añades valor a ti mismo, pero el significado es cuando se añades valor a los demás. “Sé diligente en estos asuntos; entrégate de lleno al cumplimiento de tu deber para que todos vean tus progresos” (1 Timoteo 4:15). Anadir valor a otros requiere tres elementos. Primero, para añadir valor a otros tienes que valorar a otros. Segundo, para añadir valor a otros tienes que valorar lo que ellos valoran. Por último, para añadir valor a otros tienes que hacerte valioso a otros. Vivir para añadirle valor a otros transformará tu vida y hará que las cuatro ideas anteriores tengan total sentido.

El apóstol Pablo claramente estableció: “No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta” (Romanos 12:2). Para conocer tiene que cambiar nuestra manera de pensar. Conocer no se logra imitando las conductas de la mayoría, se logra imitando al único y sabio Dios. Acepta que tu manera de pensar tiene que cambiar. Abre tu mente a aprender que hay algo más grande de lo que conoces y entiendes. Enfócate en vivir para otros, ese es el secreto de alcanzar lo que deseas. Pensar no puede ser la consecuencia de una crisis, tiene que ser un ejercicio diario de continuo crecimiento.

Hay un tiempo nuevo que se avecina. Puedes procesarlo con pensamientos viejos o renovar tu pensamiento y recibirlo con altura. Hoy es el día para deshacernos de los pensamientos que nos estancan y abrir nuestra mente y corazón a una nueva vida.

20 views0 comments

Commentaires


bottom of page