top of page
  • Writer's pictureCarlos Vélez

Las Tentaciones de los Líderes de Organizaciones Exitosas

Updated: May 15, 2023

1 noviembre, 2019



Winston Churchill define el éxito como, “…la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”. Con perseverancia, integridad y arduo esfuerzo su organización puede comenzar a disfrutar de éxito. Pero este, al igual que el miedo, es el gran paralizador. Una vez comienzan experimentar el éxito inicial, muchos individuos y organizaciones se detienen a disfrutarlo, en vez de que este sea el propulsor de un mayor esfuerzo, hasta alcanzar el éxito duradero.


Muchos líderes caen en tentaciones profundas al llegar al éxito. Algunas de ellas son:


Tentación #1: Los líderes de organizaciones exitosas dejan de trabajar en ellos mismos.

Tanto la ignorancia como la arrogancia son los mayores enemigos de un liderazgo que desea permanecer en éxito. Rick Warren establece que, “cuando dejamos de crecer, dejamos de liderar”. El esfuerzo y aprendizaje que tuvimos nos conducen a ver el éxito, pero se requerirá de más aprendizaje, humildad y búsqueda para permanecer ahí.


Tentación #2: Los líderes de organizaciones exitosas dejan de pensar en grande.

Hay dos tipos de jugadores, los que juegan para ganar y los que juegan para no perder. Solo uno de ellos permanecerá en el éxito. El Apóstol Pablo escribió, “¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis” (1 Corintios 9:24). Al jugar para ganar, es necesario continuar corriendo y entender que el éxito no es meramente un destino, sino que el trayecto también lo es. Pensar en grande significa creer que hay algo más allá, y es en esa dirección en la que debemos ir.


Tentación #3: Los líderes de organizaciones exitosas dejan de liderar desde el frente.

Si se siente que todo está bajo control y seguro, es probable que no vaya lo suficientemente rápido. Liderar desde al frente no requiere tomar todas las decisiones, abandonar responsabilidades o empujar a todos. Requiere continuar ofreciendo dirección y buscando más y más oportunidades, para que la visión sea alcanzada. Mientras estemos desconectados, jamás podremos reforzar el trabajo de los demás.


Tentación #4: Los líderes de organizaciones exitosas dejan de desarrollar a otros.

Cuando los líderes dejan de invertir y añadirle valor a los demás, comienzan a hacer las cosas por ellos mismos. Esto los lleva a caer en un círculo vicioso de trabajar y cansarse más, y ser menos creativos y producir menos. Como resultado, dirige a la organización a la cima del fracaso. Recuerde: siempre es más rápido bajar que subir. Ever Garrison decía que, “un líder es la brújula que activa los imanes de la curiosidad, el conocimiento y la sabiduría en los demás”.


Tentación #5: Los líderes de organizaciones exitosas dejan de pedir cuentas a los demás.

Cuando pedimos cuentas a otros, les establecemos expectativas claras, desarrollamos su carácter, los preparamos para tomar más responsabilidad y navegamos juntos al próximo nivel. El reto es que somos propensos a ajustar cuentas, que es venganza, pero no a dar cuentas y razones de nuestras opiniones o nuestros sentimientos. Es por eso que Santiago 5:16 nos exhorta, “Confesaos vuestras faltas unos a otros, y rogad los unos por los otros, para que seáis sanos, la oración del justo, obrando eficazmente, puede mucho”.


Tentación #6: Los líderes de organizaciones exitosas comienzan a abandonar las cosas básicas.

S. Truett Cathy, fundador de la cadena de restaurantes Chick-fil-a decía que, “Lo más importante es servir la comida caliente, caliente y la comida fría, fría”. En ocasiones, lo más básico se olvida, perdiendo con ello la identidad, los objetivos y la pasión que inicialmente los empujó a buscar el éxito.


Como líder que he trabajado y dirigido empresas, iglesias y organizaciones sin fines de lucro, he visto una y otra vez que el peor enemigo del éxito duradero es el éxito inicial. Mientras más te preparas, menos reparas y esa es la realidad. Es por esto que, las palabras de John Rohn son tan puntuales cuando señala, “No desees que sea más fácil, desea ser mejor. No desees menos problemas, desea más habilidades. No sueñes con desafíos más pequeños, sueña con más sabiduría”. Solo así llegarás al éxito y permanecerás en él.

11 views0 comments

Comments


bottom of page